La fórmula del cambio

Por María Murillo

Tal vez hayas escuchado muchas veces que lo único que prevalece en esta vida es el: CAMBIO. A cada segundo todo se ve impactado por miles de factores como lo son el tiempo, el espacio, la temperatura, el sonido, la palabra, factores que mantienen esta fuerza imparable actuando e interactuando de manera tal que transforma todo el tiempo la vida y todo lo que en ella existe. ¿Por qué entonces nos cuesta tanto trabajo CAMBIAR? ¿Por qué si hay algo que nos impide sentirnos felices no lo cambiamos?

Si ya eres feliz ¡qué bueno! Entonces sigue haciendo lo que haz hecho hasta ahora, si no lo eres y quieres serlo, entonces ¡CAMBIA! Cambiar, cuesta porque la mente busca protección, busca seguridad y eso se lo da todo lo conocido aún y cuando no sea nada satisfactorio, aún y cuando los resultados no son los que esperamos pero al menos está ya probado. Es la famosa “zona de confort” de la que cuesta muchas veces salir. Es nuestra mente y sus hábitos, sobre todo aquellos viejos hábitos adquiridos, los que forman tus CREENCIAS, muchas veces limitantes.

Para poder lograr cosas diferentes, algo tienes que cambiar en tu vida, porque de seguir haciendo lo que has hecho hasta hoy, seguirás teniendo los mismos resultados. La mente está “acostumbrada” a razonar de una cierta manera y sacarla de su “zona de confort” hacia lo desconocido, lo no explorado produce MIEDO. Te sientes inseguro al arriesgar probando NUEVAS formas de pensar, NUEVAS SOLUCIONES, tomar una NUEVA PERSPECTIVA y por lo tanto una nueva forma de SENTIR y de ACTUAR. Pero atreverte a hacerlo es lo que te permitirá experimentar resultados DIFERENTES.

La fórmula del cambio es PENSAMIENTO+EMOCIONES+ACCIONES=RESULTADOS. ¿Cómo son tus resultados? Dime cómo son tus pensamientos y entonces lo sabré. Si tus actuales resultados son óptimos, entonces seguramente tus acciones son enfocadas, claras, concretas, ciertamente como resultado de emociones poderosas, positivas, que te dan fuerza y que al mismo tiempo son originadas por pensamientos igualmente positivos, bien comandados, creativos. Si tus resultados no son los deseados EMPIEZA primero por darte cuenta cómo es tu pensamiento y tus emociones (ese mundo interior) y luego por consecuencia tus acciones (mundo exterior) será diferente.

Los tres principales factores para lograr un cambio son:
1. Hacer conciencia
2. Saber
3. Comprender

Hacerte conciente de lo que te pasa es fundamental para poder saber de dónde viene ese compartamiento, de quién lo aprendiste, en qué momento y luego comprender si en verdad te pertenece y mejor aún si te sirve, si contribuye a tu crecimiento, si la respuesta es NO, entonces podrás reconocer que tienes toda la capacidad y posibilidad de CAMBIARLO.

Atrévete a salir de tu “zona de confort”, si aquello con lo que sueñas es algo realmente fascinante, entonces salir de esa zona implicará ¡grandes cambios! ¿Valdrá la pena intentarlo?

“No vemos el mundo por como es, vemos el mundo por como somos”.